Lunes, junio 24, 2024

Comer pizza no cansa, si es ligera y cada vez diferente, como en Ditaly

Comer pizza puede resultar algo rutinario, pero la experiencia en Ditaly Málaga hace que sea simplemente único. Desde el momento en que entramos, nos sentimos como en casa gracias al ambiente desenfadado y a la atención familiar del personal.

Empezamos nuestra comida con unos aperitivos de pesto y regañas y una versión muy auténtica de vitel toné (vitello tonnato), que eran simplemente deliciosos. El vitel toné es un plato frío bastante clásico que aquí viene acompañado de alcaparras y atún en una salsita que llama a la focaccia te traen a parte, justo para mojar en la salsa césar con pimentón picante. A la hora de pedir la pizza, nos encontramos con un gran dilema: ¿a cuál de ellas renunciamos?


Efectivamente, la posibilidad de componer tu pizza a medida, con hasta 5 bases diferentes y originales, te ofrece un abanico de posibilidades que te hace desear pedir más de una pizza. Así que lo ideal es ir a Ditaly en grupo y pedir varias pizzas distintas para poder compartir y probar las diferentes combinaciones de ingredientes.

Nosotros optamos por una base de pesto y fior di latte y otra de crema trufada, ambas ideales para combinar con quesos y embutidos italianos como grana padano, ricotta, gorgonzola, burrata italiana, salame napoli dolce, mortadella bologna IGP, speck trentino, spianata picante, coppa piacentina y se pueden terminar con verduras como berenjena, tomate cherry, boniato, champiñón portobello, alcaparras o aceitunas negras.

En caso de no querer complicarse mucho en pensar, siempre hay la posibilidad de elegir las pizzas “pret á porter” que son igual de originales pero ya “diseñadas” por los paladares gourmet de Ditaly. Todas las pizzas llevan el clásico borde alto napolitano, que es un concentrado de ligereza y sabor, ya que las masas tienen una fermentación muy larga (72 horas) y casi un 90% de hidratación, así que, resultan muy digeribles.

Como cualquier traje italiano a medida no puede prescindir de unas buenas tijeras, lo mismo vale para las pizzas de Ditaly, que se cortan con tijeras, ya posicionadas en las mesas junto a los demás cubiertos.

Quien quiera optar por otro clásico italiano que no sea pizza, puede encontrar una maravillosa Lasaña de pato, foie y crema trufada o una vegetariana de berenjena y boniato asados, mozzarella Fior di Latte y tomate D.O. San Marzano.

Como postre, probamos el tiramisú de savoiardi y amaretto y la tarta de queso increíblemente suave y cremosa. Nos pareció ideal tomar unas cervezas tostadas con nuestros platos, pero los amantes de los cocteles también pueden encontrar una buena selección para complementar sus menús.

En resumen, la experiencia gastronómica en Ditaly Pizzería fue muy buena. Las pizzas son excelentes, los ingredientes seleccionados y auténticos italianos, la masa ligera y deliciosa y el servicio fue amable y desenfadado. Sin duda lo recomendamos a todos aquellos que viven en Málaga (Av. Plutarco 57, zona Teatinos) porque es un lugar para repetir, incluso a menudo, no cansa … y por los de fuera, merece la pena tardar un poco más para probar la verdadera pizza napolitana y unas versiones de ella cada vez diferentes.

Otros artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimos artículos