Pet Shop Boys, los gurús del sinth pop, regresó anoche a Starlite Festival

Los británicos Pet Shop Boys regresaron anoche a Starlite para volver a brillar en el Festival de las Estrellas. Su decisión de volver a esta edición pone de manifiesto el valor que los artistas internacionales dan a un escenario tan especial y único como el auditorio de Starlite.

Con una puntualidad británica y en un espectacular escenario con dos pantallas circulares rotativas que emitían imágenes geométricas, salieron Chris Lowe y Neil Tennant, que directamente metieron primera y arrancaron el concierto con Inner sanctum, de su último álbum, Super.

La expectación en el auditorio por disfrutar de los pioneros de la música electrónica no cesó a lo largo del concierto. Ellos, Tennant y Lowe, mantuvieron en todo momento su actitud: convertir la cantera en una gigantesca discoteca. Así sonaron temas como The Pop Kids, In the Night, Burn, Love is a bourgeois construct, It’s a sin, o la famosa New York City Boy, para entusiasmo del público.

Pet Shop Boys, la inteligencia del pop, ofrecieron un espectáculo completo que no se quedó solo en la sucesión de canciones. Ellos ofrecieron una actuación única, un espectáculo a lo grande, donde hicieron gala de efectos visuales más cercanos al arte pop que a simples juegos de luces.

Los británicos tenían claro que su segunda visita a Starlite, tras la de 2014, tenía que ser brillante y no escatimaron en entregarse a su público. Así no faltaron grandes temas como Go west, Left to my own devices… y Always on my mind, con el que cerraron de manera apoteósica. Un espectáculo sin parangón en el auditorio inigualable de Starlite, que mañana recibirá la visita de Sting & Shaggy.

Otros artículos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimos artículos