Buchinger Wilhelmi Marbella dona su producción orgánica a una ONG local

Estos productos se entregan semanalmente y atiende a una media de 250 familias cada semana. Se trata de alimentos de primera necesidad tales como verduras y frutas, que proceden tanto de los huertos propios de la clínica como de la producción de los agricultores locales que forman la cooperativa de CSA. Adicionalmente, los propios agricultores han incrementado la entrega entre un 20% y 50% más con aportaciones propias.

En el año 2017 Buchinger Wilhelmi Marbella, creo el proyecto CSA acrónimo que signica Clinic Supported Agriculture” y está basado en el modelo de Community Supported Agriculture. A dicho modelo, se ha añadido la extensión “ethical food” para ilustrar en qué consiste la cooperativa que se ha creado con agricultores locales y cuya finalidad es producir alimentos sostenibles con el máximo nivel de exigencia ética. Sin lugar a dudas esto es un proyecto muy relevante ya que en Buchinger Wilhelmi, la alimentación es parte esencial de la cura que buscan sus pacientes.

Buchinger Wilhelmi lanza un canal podcast y series personalizadas para acompañar y asesorar a pacientes y amigos

Tanto la clínica situada en Marbella como su filial en el Lago de Constanza (Alemania) siguen comunicándose con sus pacientes y amigos para los que ha creado series reveladoras que les acompañen e inspiren en estos momentos.

Así en sus redes sociales ofrecen una variedad de temáticas entre las que destacan recetas de cocina saludables, la práctica de ejercicios, variados desarrollados por sus terapeutas y conciertos interpretados por artistas colaboradores e incluso por su equipo  directivo.

Cabe destacar la puesta en marcha su propio canal de podcast con una información de primera mano sobre el ayuno, la medicina integrativa y la inspiración, triada sobre la que se sustenta el programa Buchinger Wilhelmi Amplius.

En un comunicado personalizado que las clinicas Buchinger Wilhelmi han enviado a sus pacientes, colaboradores y amigos, han destacado que aunque a primera vista, la comparación de la situación mundial causada por el coronavirus con el ayuno parece algo exagerada, ya que, a diferencia de las necesarias restricciones actuales, el ayuno es un acto voluntario. Si bien, ambas situaciones obligan por igual a interrumpir los patrones habituales de pensamiento y conducta y brindan la oportunidad de actuar después de manera más reflexiva y consciente. En ambas situaciones, el comienzo es difícil. Sin embargo, al cabo de no mucho tiempo se descubre que las restricciones, si las aceptamos, también pueden ser liberadoras.
Destacan los gerentes de ambas Clínicas que “Al menos, las restricciones nos llevan a lugares adonde ningún avión puede transportarnos, siempre que lo permitimos. Y cuando recuperemos la libertad exterior, las limitaciones actuales nos llenarán de una nueva gratitud por todas las cosas que ahora sabemos que no son obvias.”

Se informa también sobre la situación que actualmente están pasando ambas clínicas, la ubicada en Marbella y la filial alemana, emplazada en el Lago de Constanza. Esta última permanece abierta y confirma la propiedad que “gracias al estricto cumplimiento de las normas del IRK, en nuestras clínicas no se ha producido hasta ahora ningún caso de coronavirus.”

A fin de garantizar la máxima seguridad de los pacientes y colaboradores, en la clínica alemana se han adaptado los tratamientos a la situación actual. De momento no pueden ofrecer masajes ni otras terapias; no obstante, siguen ofreciendo a los pacientes un programa semanal (adaptado). “La mayoría de las actividades allí se realizan ahora al aire libre, como, por ejemplo, meditación caminando por el jardín, yoga y talleres en el solarium con vistas al Lago de Constanza. Nuestros pacientes han podido disfrutar también desde sus balcones de un concierto de piano al aire libre, inspirado por las intrépidas y animadas reacciones de la población italiana ante la crisis.” Comentan la directiva.

Por otra parte destaca que “hemos adaptado ligeramente el programa de ayuno para fortalecer el sistema inmunitario.”
El ambiente en el recinto de la clínica es muy positivo, tranquilo y relajado. No hay aviones en el cielo y apenas barcos en el lago. Parece como si la naturaleza tratara de animarnos mostrándonos su lado más bello y tranquilo. “Nuestro objetivo es ofrecer a nuestros pacientes un refugio seguro y un descanso de tanto estrés y tensión. Aprovechamos también este tiempo para reflexionar, adaptar nuestras ofertas y prepararnos para darles pronto la bienvenida personalmente.” Señala la propiedad de la clínica en el Lago de Constanza. Diferente es la situación actual de Buchinger Wilhelmi Marbella.
La clínica de Marbella ha tenido que reducir su servicio en gran medida. Como bien sabemos, España está confinada, por lo que el Gobierno ha prohibido acoger a nuevos huéspedes y pacientes.
“Nos sentimos confortados de que, tampoco en Marbella, el virus haya afectado hasta ahora ni a nuestros pacientes ni a nuestro personal o a sus familias.” Señalan los gerentes de la clínica marbellí, Katharina Rohrer y Victor Wilhelmi.

“Muchos de los pacientes nos han escrito o nos han llamado y han pospuesto su estancia en lugar de cancelarla. Estos gestos, que vienen del corazón, nos colman de gratitud, nos fortalecen y nos llenan de optimismo.” Comentan los gerentes y añaden que  “Aprovecharemos también este tiempo para reflexionar sobre cómo podemos mejorar aún más nuestros servicios y ofertas. Por ejemplo, estamos pensando en reabrir con nuevas actividades que se centren en la conexión entre nuestra naturaleza interior y exterior.”

Finalmente, señalan que “Es posible que cuando termine este tiempo insólito, muchos de ustedes sientan la necesidad de un reajuste. Si desean recargar sus baterías, fortalecer su sistema inmunitario o, simplemente, descansar en un lugar seguro donde su salud esté en las mejores manos, nos complacerá recibirles de nuevo en alguna de nuestras clínicas.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.