El Txoco de Luis Salinero, cocina española de la mejor calidad por mano de un chef y anfitrión muy especial

“Picos, regañas, aceite de oliva virgen, sal cristal …, crujiente, cremoso, helado, ardiente … Olores …. Aromas …. Cítricos … fuego … productos … amigos … Compañeros …. Viajes …. Detrás de cada gran plato … de cada gran producto … hay una historia que contar. Bienvenidos al Txoco de Luis Salinero, la cocina de Norte a Sur.”

Desde su apertura este verano, cada vez que pasaba delante del nuevo restaurante de Luis Salinero, me entraba la curiosidad de ir a probar su cocina, ya que el local está en plena plaza Antonio Banderas de Puerto Banús (al lado de Mc Donald) y con un gran ventanal abierto donde bicheando se aprecia el ambiente, la calidad y el estilo.

La cocina abierta permite que la vista sea igual de importante que el gusto y para lograr una experiencia única que va mucho más allá del placer para el paladar. “En El Txoco no damos de comer, alimentamos los sentidos provocando sensaciones únicas, – nos confiesa Luis. El comensal tiene la opción de sentarse en mesa o en barra para así ver la elaboración de los platos y poder incluso hablar con el cocinero: un Show cooking a diario, en vivo y en directo.

Tras dejar de formar parte de los dos restaurantes, ubicados en la zona Gourmet Experience de El Corte Inglés de Málaga y Puerto Banús (Marbella) que llevaban su nombre, Luis Salinero, junto a su pareja, apuesta por abrir un “Txoco” por su cuenta en el mismo corazón de Puerto Banús, confiando en la gran reputación adquirida como restaurante de referencia en Málaga, con productos de primerísima calidad (como su exclusividad con las carnes de El Capricho de León) y con el atractivo de tener una cocina totalmente abierta, lo que ha conseguido diferenciarse y fidelizar a una gran clientela.

Luis Salinero tiene una larga trayectoria por hoteles y restaurantes de España y Francia, muchos de ellos con Estrella Michelín. Fue calificado como el mejor cocinero de Castilla y León por Ferran Adrià cuando solo tenía 23 años. Aunque nació en París, su localidad de origen es Aranda de Duero. De madre leonesa y padre burgalés, estudió durante tres años en la Escuela Superior de Hostelería de Barcelona. En su dilatada carrera profesional hay multitud de reconocimientos como el Premio al mejor cocinero de Castilla y León en 1998, el tercer puesto en el Campeonato Europeo de Jóvenes Jefes de Cocina en 2002 (celebrado en Burdeos) o su clasificación en el Concurso Nacional de Cocineros, Sub-campeón del Taittinger o el Gualtiero Marchesi en Milán.

Aún con ese calibre, Luis no pierde su humildad y sale de la cocina para recibirnos como cada experto anfitrión haría a la llegada de amigos a su casa.

El trato amable y distendido es signo distintivo de la casa, al igual que sus platos, siempre caracterizados por una materia prima de excelente calidad. El menú contiene propuestas gastronómicas tradicionales reconvertidas en alta cocina, pero sin alteración del producto.

Y eso se nota nada más echar un vistazo desde la barra a la cocina.

El ambiente del restaurante es de una elegancia sobria, relajante y para nada sobrecargado (un estilo que en Puerto Banús es bastante frecuente). El personal nos trae la carta y las opciones son tan apetecibles (tanto carnes como pescados), que nos resulta casi difícil renunciar a algunas de ellas.

Pero la ventaja de ese menú es que cada plato ofrece la posibilidad de picotear o tapear, además de pedir platos individuales, porque las porciones son generosas y se presentan de una manera muy fácil de compartir y con precios al alcance de todos. Sin duda destaca la carne de buey de El Capricho, asador leonés célebre por la calidad de su producto, considerada de las mejores que se pueden degustar en España.

Pero para los amantes del tapeo y sabores originales, hay opciones sencillas, pero super conseguidas que nos han encantado, como por ejemplo las Tostas de Morcilla de Buey Artesana o las Sardinas marinadas y ahumadas con hinojo encurtido o las Patatas de siembra a sal con mojo de Estragón.

Una versión alternativa al clásico plato de berenjenas con miel de caña, son las Berenjenas asadas con la propia miel y terminadas con Cecina de Buey, un entrante ligero y muy sabroso.

Otra especialidad de Luis es el Foie Gras, que nos llegó en rulos curados junto a una composta de higos secos y a sus tostadas.

Y para quedar en Málaga, la reinterpretación del Flamenquín Ibérico de setas con queso semicurado de la Sierra Malagueña, puntillita frita y ralladura de lima.

Podríamos decir que Luis Salinero ha creado un sello propio que se reconoce por sabores gourmets que parten de la tradición para reinvertirse y regalar experiencias y sensaciones nuevas para el paladar del cliente.

Probamos también un plato de 10: el Magret de Pato Mulard de Tierra de Campos asado con ciruelas salvajes (que al parecer recolecta el mismo padre de Luis en su tierra …) y un vinagre de romero, en un jugoso puré de manzanas.

La carta de vinos que acompaña los platos es acertada, el personal además tiene competencia para orientar cualquier tipo de gusto o preferencia.

Encontramos grandes marcas como Pommery, una de las maison de champagne más conocidas y respetadas del mundo y Mahou también ha nombrado El Txoco embajador de su San Miguel Magna, nueva cerveza Golden Lager de la cervecera más importante de España. Otras bodegas de referencia son Ramón Bilbao, firma histórica con personalidad contemporánea que se distingue por elaborar vinos de alta calidad, y Mar de Frades, albariño de las Rías Baixas.

A todo esto hay que unir que de la mano de El Txoco de Luis Salinero llegará en breve a Puerto Banús el primer Real Club del Jamón Ibérico del mundo, capitaneado ni más ni menos que por Florencio Sanchidrián, designado Embajador Mundial del jamón ibérico por la Academia Internacional de Gastronomía y considerado el mejor Cortador de Jamón a nivel internacional.

Por último, la carta de postres también es muy original y por ciertos aspectos se inspira a la pastelería francesa. En nuestro caso, siendo muy fan de la torrija, quisimos probar la Torrija de coco y su crema helada con ralladura de limón. Un puntazo! No sabríamos decir si por textura, por sabor, por cremosidad, pero si os gusta el coco, este ese vuestro postre, sin duda!

Nos hemos quedado con la gana de probar el Salteado de Fresas con Tomillo, Pimienta de Sichuang y crema helada de leche fresca de cabra, cuya mezcla de sabores debe de ser deliciosa.

Así que ya tenemos excusa para volver pronto y disfrutar de la compañía de Luis y su equipo yéndonos con la sensación de haber comido muy bien en su casa.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.