Puerto Banús promete volver a lucir lujo y etiqueta. ¿Llegará a cumplir con sus retos?

La imagen de una Puerto Banús decadente y deteriorada fue la que más circuló el año pasado en los medios y en el balance de temporada de los establecimientos turísticos y hosteleros.
Un turismo de bajo nivel, borracheras, prostitutas, aceras descuidadas, malos servicios y sus consecuencias hicieron reflexionar detenidamente tanto a las autoridades como a los empresarios del puerto, sobre la necesidad de intervenir de forma contundente para recuperar el nombre de esa localidad tan afamada. Por eso a finales de 2017 se constituyó un nuevo equipo de gestión del Puerto y en la feria Fitur de Madrid se estrenó un nuevo spot promocional que enseño las bases de la recuperación que se iba a realizar.

La nueva Directora de Marketing y Comunicación de Puerto Banús, Pilar León, nos detalló ayer los objetivos de mejoras que se han puesto en marcha para volver a tener uno de los enclaves de lujo náuticos y turísticos más reconocido del sur de Europa.
La primera fase del plan de mejoras del espacio y de los servicios emprendida para dar la bienvenida a la temporada de verano, culminará en las próximas semanas con la repavimentación del conjunto del puerto junto con diversas tareas de homogenización de los espacios, así como la renovación del mobiliario urbano, la iluminación y la jardinería además del refuerzo en la limpieza.
Los nuevos servicios que se presentan para los usuarios del puerto este verano incluyen la instalación de la red wifi en el conjunto del puerto, un chárter de embarcaciones además de un nuevo servicio de concierge. Por último, se ha colaborado con el Ayuntamiento en la revisión de la ordenanza municipal para fomentar el civismo en el espacio público.

La mayor inversión, declara Pilar, ha sido destinada a la seguridad, con una duplicación del presupuesto para aumentar el número de efectivos de seguridad privada, incrementar la seguridad pasiva a través de cámaras y reforzar el control de accesos reduciendo la permeabilidad del recinto y focalizando las entradas en tres accesos principales. Además se ha estrechado la colaboración con la Policía Nacional, Policía Local y Guardia Civil así como con el Ayuntamiento, el cual está en proceso de instalar el Servicio de Atención al Turista Extranjero (SATE) para atender cualquier incidente relacionado, para conseguir que los visitantes puedan disfrutar de la mejor experiencia en el puerto.

La imagen de marca también se renueva: un nuevo logo con evocación al año de fundación (1970), colores elegantes y soportes informativos de calidad representan la nueva identidad que recoge el legado de los casi 50 años del emblemático puerto a la vez que enfoca su ambicioso futuro. Pronto se estrenará la primera versión de la nueva web www.puerto-banus.com con la que Puerto Banús inicia un proceso de digitalización para ofrecer un mejor servicio a sus usuarios y visitantes.

Asimismo, se ha intensificado la colaboración con los principales eventos de Marbella con proyección internacional como Starlite o Copa Davis, sin dejar de lado las iniciativas más sociales como la reciente participación en la I Jornada de Navegación Inclusiva a favor de Aspandem, que tuvo lugar el pasado 8 de mayo.

Finalmente, la incorporación reciente de nuevas firmas de prestigio internacional como Saint Laurent, Golden Goose o Patrizia Pepe, reafirma la posición de Puerto Banús como uno de los lugares con mayor concentración de marcas de lujo del sur de Europa. Estas firmas se suman a las ya presentes en el puerto como Dolce & Gabbana, Jimmy Choo, Tom Ford, Louis Vuitton, Hermès, Dior, Carolina Herrera, Tod’s, Bvlgari, Bottega Veneta, Michael Kors, Gucci, Salvatore Ferragamo, Philippe Plein, Loewe, Dsquared, Valentino o La Perla, entre otras.

Las bases y las intenciones parecen bien prometer, pero el reto es muy difícil, porque al día de hoy siguen impunes tanto los vendedores ambulantes que los turistas medio desnudos por las calles, mientras las tiendas y los restaurantes luchan a diario con los números que no salen. Tras un invierno flojo y una primavera en retraso, las expectativas de una remonta fuerte son muy altas y la tensión también, porque les espera, por cierto, una subida de los alquileres y, por incierto, un cambio de rumbo muy ambicioso.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.