Destacados

Belleza responsable: el reto de la Clinica Arqués

No he sido nunca muy partidaria de la cirugía estética, siempre pensé que fuera prerrogativa de actrices y modelos o de aquellas personas que por accidente o enfermedad necesitaban alguna intervención para rehabilitar su imagen.
Quizás fuese porqué los ejemplos más llamativos de “retoques estéticos” que estamos acostumbrados a ver, nos muestran a menudo caras y cuerpos tan transformados que hasta no parecen verdaderos. Tal vez tan exagerados que algunos ni pueden reír o hablar naturalmente de tantos lifting o botox que llevan y sin embargo casi todos con expresiones faciales que se parecen entre ellas.
A pesar de tener un buen equilibrio psicofísico, he empezado a notar que los signos de la edad en mi cara podían llegar a afectar a mi autoestima y me puse a buscar soluciones en internet, a preguntar a las amigas y conocidas: cada uno con su opinión, consejos, advertencias.
Quería hacer algo pero sin correr el riesgo de empeorar la situación, ni gastar mucho dinero para nada.
En Marbella hay muchas clínicas médico-estéticas y no habría sido una decisión fácil. Incluso me plantee ir a Málaga o Madrid.
Al visitar varias clínicas, pedir informaciones y presupuestos, me llamó la atención la filosofía de la Clínica Arques según la cual: “lo más bello de un rostro es la naturalidad y cuidar la piel de una manera progresiva, sin cambios radicales ni cambios en la fisonomía.
El doctor Arqués supo entender mis miedos y mis exigencias y me propuso un tratamiento combinado de rejuvenecimiento con productos de alta calidad y tecnología avanzada cuyos resultados pretendían ser los más naturales posibles.
“Tenemos una filosofía más por productos bio, – me dijo el Dr. Mario Arqués – por ejemplo nuestro ácido hialurónico es totalmente BIO y el tratamiento plasma rico en plaquetas o células madre o inductores de colágeno son tratamientos no invasivos que aportan mucha ayuda a la piel.
Hasta ahora solo he tenido una sesión y pronto tendré la segunda, así que os invito a seguir leyendo para saber cómo ha ido.

Deja un comentario